no images were found

Salvar La Geria

El 16 de noviembre de 2004, en rueda de prensa, el presidente de la FCM, José Juan Ramírez y el director de Actividades Culturales, Fernando Gómez Aguilera, presentaron las acciones que tenía previsto emprender la FCM contra el proyecto del Cabildo de Lanzarote de ampliación de la carretera de La Geria.

Las razones que indujeron a la FCM a iniciar la campaña son, en primer lugar, que las dimensiones de la carretera –en algunos de los tramos ya ejecutados, la plataforma alcanza en varias ocasiones los nueve metros de anchura, unas dimensiones que, además, no vienen obligadas por ley–, y su trazado, que hace de La Geria un segundo eje de circulación longitudinal, destruirán el valor paisajístico de la zona, además de que el previsible aumento del tráfico rodado, supondrá un grave deterioro para su delicado ecosistema.

No puede soslayarse la idea de que La Geria es un tesoro que es imprescindible proteger del consumo turístico masivo. El problema central, por tanto, debiera trasladarse a la crisis y el deterioro que sufre el propio paisaje y a las actividades asociadas a la supervivencia de La Geria y su paisaje único y singular.

En el informe sobre las carreteras de Lanzarote elaborado por Antonio Estevan en 1998 a petición de la FCM, se indicaba lo siguiente en relación a La Geria: El paisaje de La Geria está constituido por una combinación espectacular, y extremadamente compleja en sus formas y en sus funciones, de elementos de acondicionamiento tradicional del espacio agrario. El resultado es un territorio que es –literalmente– único en el mundo. Obviamente, un paisaje de estas características experimenta un gravísimo deterioro por la intrusión de potentes infraestructuras viarias de trazado moderno. Este deterioro se puede apreciar fácilmente en los tramos ya ejecutados o en construcción.

El paisaje de La Geria es, por su propia naturaleza, un paisaje para ser recorrido lentamente, recreándose en los insólitos detalles que se multiplican a lo largo del recorrido. Evidentemente, una carretera diseñada para la circulación a velocidades elevadas imposibilita la circulación lenta, pues fuerza a todos los vehículos a circular a velocidades próximas a la velocidad de diseño de la vía, so pena de experimentar una sensación de inseguridad inaceptable.

La FCM no se opuso ni al acondicionamiento ni a un nuevo asfaltado de la carretera, siempre y cuando no se aumente su capacidad y se siga un diseño de integración en el paisaje. Propuso, además, referentes que atraviesan otros paisajes similares en la Isla, así la carretera del Parque de Timanfaya y la que une la Cueva de los Verdes con los Jameos del Agua, es decir, carreteras integradas con el medio, de corto impacto ambiental o paisajístico, con anchos menores a los seis metros, buen firme y con aparcaderos para permitir la fluidez circulatoria en los dos sentidos de la marcha.

La campaña tenía como principal objetivo, además de transformar el proyecto de la tercera fase de realización de la carretera, retomar el debate social y convocar a la ciudadanía ante una nueva agresión que multiplicaba el quebrantamiento medioambiental de la isla de Lanzarote.

Para ello se editaron 9.000 tarjetas con viñetas reivindicativas firmadas por los famosos dibujantes Máximo, Peridis y Gallego y Rey para el libro Lanzarote. El papel de la crisis, publicado por la FCM en 2000; 5.000 pegatinas y 1.000 carteles con el lema “¡Salvar La Geria. Esta carretera ¡NO!”.

Los días 20 y 21 de noviembre, el cómico italiano Leo Bassi, invitado por la FCM, fletó de nuevo, como “acto de resistencia”, el Bassibús, un autobús que participó en diversos actos en la Comunidad de Madrid, que le llevaron por diferentes centros comerciales, parques temáticos, campos de golf y zonas de expansión urbanística, durante la última campaña electoral a las Cortes Generales.

El sábado 20 de noviembre, el artista dirigió una carta a la presidencia del Cabildo de Lanzarote, en la que decía:

“Señora presidenta del Cabildo de Lanzarote:

Como europeo, soy consciente de la suerte que tengo de poder vivir en democracia y disfrutar de la libertad de expresar mis opiniones.

Aquí, en Lanzarote, he podido ejercitar este derecho sin ningún obstáculo y quiero agradecer a los responsables políticos de la isla, de la Comunidad Autónoma de Canarias y del Estado español que me hayan garantizado y respetado perfectamente este privilegio.

Mi participación en la campaña “¡Salvar La Geria, esta carretera NO!” ha tenido como único objetivo participar en el debate sobre la conservación de La Geria, que he podido admirar y amar en mis anteriores visitas a la isla.

Desde la primera vez que descubrí Lanzarote fui, como le ocurre a muchos extranjeros, impactado por sus paisajes únicos en el mundo y sorprendido y seducido por  el original planteamiento de un desarrollo turístico inspirado en la visión de César Manrique.

Mi deseo más sincero es que Lanzarote pueda seguir ofreciendo a sus visitantes este ambiente tan particular y que las futuras generaciones pueden disfrutar del placer que he conocido en esta maravillosa isla”. Leo Bassi

Una actividad de desarrollo posterior fue el anuncio de convocatoria, para 2005, de una Mesa redonda, coordinada por Antonio Estevan.

20 de noviembre de 2004

Leo Bassi, antes de comenzar el recorridoBassi conversa con una vecina de La GeriaLeo Bassi en el barranco del Obispo