no se han encontrado imágenes

Cultivando la naturaleza

El 21 de octubre de 2004, la FCM inauguró en su sede de Taro de Tahíche, la exposición Cultivando la naturaleza. Este proyecto fue organizado y producido por la propia FCM y comisariado por Bianca Visser. La exposición se pudo visitar hasta el 9 de enero de 2005. El acto de inauguración contó con la presencia de los  seis artistas participantes, Lara Almarcegui, Rob Johannesma, Reiner Matysik, Ben Schot, Mike Tyler y Koen Vanmechelen, la comisaria de la exposición, el director de la FCM, Fernando Gómez Aguilera, y el presidente de la FCM, José Juan Ramírez.

En la exposición Cultivando la naturaleza se exhibieron 25 obras recientes de seis artistas internacionales, Lara Almarcegui, Rob Johannesma, Reiner Matysik, Ben Schot, Mike Tyler y Koen Vanmechelen, ocupados en leer la naturaleza contemporánea y que formulan sus propuestas desde distintas estrategias creativas.

La obra de Lara Almarcegui, “Construyendo mi huerta urbana”, incide en el concepto de huerta urbana como espacio de contestación al estado de cosas, como el lugar de la ciudad que no ha sido diseñado por urbanistas y arquitectos. El proyecto es un experimento desarrollado en tiempo real en la ciudad de Rotterdam, donde la artista participó trabajando durante tres años en un huerto de una asociación de huertas de esta ciudad.

Rob Johannesma plantea una nueva forma de experimentar la visión de la realidad, a través de la manipulación y animación que realiza de fotografías tomadas en parques naturales de distintos lugares del mundo. En alguna de ellas, el artista ha borrado incluso el horizonte de la pantalla, provocando un efecto de desorientación en el espacio del espectador.

Reuner Matysik diseña desde 1999 especies vegetales con las que pretende repoblar el planeta a través de una especie de polinización humana. Las plantas utilizan su apariencia para atraer al humano y así dejarle adherido el polen, que se diseminará en otros lugares. El artista propone la polinización por medio del hombre como la estrategia más acertada para la supervivencia.

El artista Ben Schot cuestiona la credulidad con la que ciertas realidades son asumidas como verdaderas, mientras que pueden estar ocultando unas realidades totalmente diferentes. Aprovechando la experiencia de su provincia originaria, Zeeland, en Holanda, Schot muestra como la construcción de enormes diques que impedían el paso del mar tierra adentro tuvo como consecuencia la desaparición de lagos y especies animales y vegetales que antes poblaban esta zona. Actualmente, existe un intento de volver a la situación originaria, pero para Schot esto nunca será posible y afirma que creer en esta idea es un engaño.

Myke Tyler junto con el genetista Jos Mol fundaron la compañía Nostoc, una estructura ficticia en la que confluyen arte y naturaleza. Desde 1997, pusieron en marcha un proyecto para introducir liquen en Marte, el lugar con condiciones más adversas para su reproducción. De este modo, desarrollarán el proceso evolutivo desde cero que generará formas de vida cada vez más complejas en ese planeta. Junto con Nostoc, diversas universidades y centros de investigación científicos están estudiando cómo ejecutar este proyecto.

Koen Vanmechelen con su proyecto “La gallina cosmopolita” pretende llamar la atención sobre la multiculturalidad de nuestra sociedad y los problemas de la xenofobia, la manipulación genética, la endogamia y la clonación. Del cruce de un gallo belga y una gallina francesa nació un polluelo de una nueva raza, la primera generación de un proyecto iniciado en 1998 y para el que Vanmechelen se ha propuesto producir un pollo “superbastardo”. Actualmente, el artista mantiene un gallinero en el que ya hay muchas generaciones de nuevas razas.

La biotecnología, la conquista del espacio interestelar, la mercantilización de lo natural, la movilidad, la degradación medioambiental a escala planetaria, entre otros, han trastocado el paradigma clásico de la naturaleza abriéndolo a complejas y sustantivas reinterpretaciones. Cultivando la naturaleza se hace eco de cómo los nuevos comportamientos artísticos del arte contemporáneo tardomoderno participan, desde distintas visiones e intereses, en la reformulación de nuevas categorías de la naturaleza.

Con esta exposición, la FCM prosigue con una de las líneas de trabajo de su programa de exposiciones temporales, como es la de Arte-Naturaleza, que acoge el trabajo de artistas nacionales e internacionales, que desarrollan sus propuestas creativas en estrecha relación con la naturaleza.

La exposición recibió 61.295 visitantes.

La comisaria, Bianca Visser, con los artistas en la inauguración de la exposiciónLa comisaria, Bianca Visser, con los artistas en la inauguración de la exposiciónReiner Matysik, retocando un obraReiner Matysik, retocando un obraVista de la exposiciónVista de la exposición