no images were found

La revolución azul

El 23 de octubre de 2003 se inauguró en la sede de la FCM de Taro de Tahíche la exposición La revolución azul. La exposición pudo visitarse hasta el 23 de noviembre. La exposición fue organizada en Lanzarote por la FCM y producida por la Fundación Canal de Isabel II y la ONG Acción contra el Hambre.

En La revolución azul se revisaba la problemática del agua en el mundo a través de carteles publicitarios, paneles didácticos y reproducciones destinados a ofrecer al visitante datos globales que le inciten a reflexionar sobre aspectos que conciernen a todos y situaciones concretas que afectan, no a unos pocos, sino a millones de personas en el mundo. La exposición pretendía concienciar a la opinión pública sobre la problemática del agua en el mundo desde una óptica original y creativa. La exposición pretendía ser, asimismo, una invitación a la reflexión sobre nuestros hábitos de consumo, sobre todo en una isla donde en un breve plazo de tiempo se ha pasado de la escasez a la libre disponibilidad de este recurso que, no obstante, depende de un fuerte consumo energético.

En la realización de la exposición colaboraron profesionales del sector del agua del mundo de la cooperación con los creativos de las mejores agencias de publicidad para presentar los problemas que se derivan de la carencia de agua y de sistemas de abastecimiento y saneamiento.

En el acto de inauguración tuvo lugar una mesa redonda bajo el título Un mundo y un futuro con agua para todos, en la que participaron, Fernando Gómez Aguilera, director de Actividades Fundacionales de la FCM,  Federico Aguilera Klink, catedrático de Economía de la Universidad de La Laguna, Francisco González y Olivier Longué, de Acción Contra el Hambre, y Gonzalo Marín, de la Fundación Canal Isabel II.

El director de Actividades Fundacionales de la FCM explicó las líneas generales de la exposición y presentó a los ponentes de la mesa redonda en el contexto de la muestra. Gonzalo Marín abordó los problemas del agua, señalando que “el agua es fundamental para la biodiversidad. El agua en la medida que es el elemento básico para la vida, es fuente de salud”. Gonzalo Marín insistió en la idea de que el agua es un elemento indispensable para conseguir el desarrollo sostenible. Olivier Longué mostró desde su experiencia en la cooperación en la ONG Acción Contra el Hambre, que lo fundamental es mantener la neutralidad y la independencia, señalando que el problema del agua es acuciante, dado que “a nivel de desarrollo, el 80 % de las enfermedades infantiles en el Tercer Mundo provienen del agua”. Para Francisco González, hay que ser realistas, porque muchos de los problemas no son solamente de aguas. Hay que tener presente la resolución de asuntos como el del suministro, el de la calidad o el del saneamiento. Para Federico Aguilera Klink, socio fundador de Nueva Cultura del Agua, y que lleva trabajando más de 20 años en el problema de los trasvases, el problema del agua en las islas Canarias y, especialmente, en Lanzarote y Fuerteventura es el de la cultura de la desaladora. “El problema es cambiar agua por energía”. La alternativa a los trasvases y a las desaladoras es la gestión para la disminución de los consumos. Aunque, también hizo hincapié en la idea de que no hay gestión del agua sin gestión del territorio, acudiendo a Goethe para afirmar que “estamos perdiendo nuestra conciencia de la dependencia de la naturaleza”.

La exposición recibió 25.157 visitantes. Hay que añadir, además, los 771 invitados entre escolares y profesores que asistieron a la exposición.

Vista de la exposiciónVista de la exposiciónVista de la exposiciónVista de la exposición