no images were found

Poemas laterales


Claudio Rodríguez nació en Zamora en 1934. En 1951, se trasladó a Madrid para estudiar Filología Románica. En 1953, obtuvo el Premio Adonais por Don de la ebriedad. Cinco años más tarde, publicó Conjuros y se marchó a Inglaterra para trabajar como lector de español, primero en la Universidad de Nottingham y luego en la de Cambridge. Desde 1964, fijó su residencia en Madrid, y colaboró, de forma esporádica, en la enseñanza universitaria. En 1965, aparece Alianza y condena, por el que recibió el Premio de la Crítica en 1966, año en que comienzó a traducir los poemas de T. S. Eliot. Su siguiente libro, El vuelo de la celebración, no vio la luz hasta 1976. En 1983, consiguió el Premio Nacional de Poesía por Desde mis poemas, en el que recopila sus cuatro primeros libros; en 1986, el Premio de las Letras de Castilla y León; y, en 1987, fue elegido miembro de la Real Academia Española. En 1991, publicó Casi una leyenda. Por último, en 1993, recibió el Premio Príncipe de Asturias de las Letras y el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana. Murió en Madrid en 1999. En 2005, se publicó una edición facsimilar del libro inconcluso Aventura.

«Poemas laterales» es el nombre que Claudio Rodríguez daba a aquellos poemas no destinados a formar parte, en principio, de su obra central, esto es, de alguno de sus cinco libros. De hecho, el autor tenía la intención de recogerlos y editarlos algún día bajo ese título, como algo lateral a su trayectoria poética. De ahí que fuera guardándolos en una carpeta –una de esas típicas carpetas de color azul, sin solapas y con gomas– en la que aparece rotulado ese epígrafe.

La mayor parte de estos textos son «Homenajes», generalmente a poetas, o poemas «Sobre pintura y escultura», a propósito de la obra plástica de algunos amigos (Antonio Pedrero, Ramón Abrantes, Tomás Crespo Rivera, José Hernández, Carlos Saura, entre otros), y fueron publicados en catálogos o revistas de muy difícil acceso en la actualidad. Estos últimos están fechados entre 1976 y 1988, un período que se corresponde con el proceso de gestación de los poemas de su último libro publicado, Casi una leyenda (1991). En la sección titulada «Poemas excluidos», se encuentran aquellos textos que, en un determinado momento, fueron retirados por el autor de los libros en los que, en un principio, iban a ser incluidos, concretamente de Don de la ebriedad, Conjuros y Alianza y condena.

A ese corpus inicial de Poemas laterales, se añadieron más tarde los poemas que constituyen lo que podríamos llamar la prehistoria literaria de Claudio Rodríguez, es decir, los anteriores a la publicación de su primer libro, Don de la ebriedad (1953). A través de estos textos, puede verse la rapidez con que el joven Claudio Rodríguez evoluciona, y cómo, en el corto espacio de poco más de un año, su voz se desprende de los ecos e impericias iniciales para alcanzar la perfección y originalidad de su primer libro. Pero lo que más llama la atención es la presencia de abundantes elementos y rasgos propios de su poesía posterior, elementos y rasgos que indican hasta qué punto algunos de los aspectos principales de su cosmovisión estaban ya prefigurados en estos primeros poemas.

El editor del libro, Luis García Jambrina es profesor titular de Literatura Española en la Universidad de Salamanca y crítico literario del suplemento del diario ABC. Es autor de los libros de ensayo Guía de lectura de Claudio Rodríguez (1988), La vuelta al Logos. Introducción a la narrativa de Miguel Espinosa (1998), De la ebriedad a la leyenda. La trayectoria poética de Claudio Rodríguez (1999) y Claudio Rodríguez y la tradición literaria (1999). Ha preparado ya numerosas antologías y ediciones de Claudio Rodríguez: Claudio Rodríguez para niños (1988 y 2000), Hacia el canto (1993 y 1999), Don de la ebriedad. Conjuros (1998), Alianza y condena (2001), Aventura (2005) y Poemas laterales (2006), así como La promoción poética de los 50 (Austral, 2000, 2.ª ed.), Marea solar, marea lunar (2000), de Pere Gimferrer, Años y libros (2004), de José Manuel Caballero Bonald, y La poesía amorosa de José Luis Tejada (2005). Como narrador, ha publicado los libros de relatos Oposiciones a la Morgue y otros ajustes de cuentas (Valdemar, 1995) y Muertos S.A. (El Gaviero Ediciones, 2005).

Materiales: