David Mallo, Mariano de Santa Ana y Orlando Franco
David Mallo, Mariano de Santa Ana y Orlando Franco
David Mallo, Mariano de Santa Ana y Orlando Franco
David Mallo, Mariano de Santa Ana y Orlando Franco
Paisaje y esfera pública. Mariano de Santa Ana y Orlando Franco (eds.)

Paisaje y esfera pública es un libro editado por los historiadores del arte Orlando Franco y Mariano de Santa Ana, que recoge 122 textos de personas vinculadas con el Archipiélago en los que reflexionan, desde campos muy diversos, sobre el contenido que encierra el título del libro. Los editores, junto al arquitecto David Mallo presentaron el libro en la Sala José Saramago de Arrecife el pasado 16 de abril. El volumen lo ha publicado el Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM) y la Demarcación de Gran Canaria del Colegio Oficial de Arquitectos de Canarias. También han colaborado la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, el Cabildo de esa isla y el Gabinete Literario, a quienes los editores dieron las gracias al inicio de su intervención. 

La idea de hacer el libro surge de unas jornadas organizadas por el Colegio de Arquitectos hace dos años y medio en Gran Canaria. En principio, se pretendió plasmar las conclusiones en una publicación pero el proyecto fue replanteándose hasta concretarse en la edición actual. Entre los autores se encuentran economistas, arquitectos, políticos, artistas, sociólogos, activistas sociales y personas de muy distintos ámbitos de la esfera pública.

El arquitecto David Mallo señaló en su intervención que “el proyecto es vigente y oportuno” y que puede servir para subrayar algunas de las claves de la crisis actual. “Sobre el territorio y el paisaje no se puede reflexionar de forma independiente a lo que es la economía, la cultura y la política”, sostuvo.

Por su parte, Orlando Franco explicó el proceso de elaboración del libro y señaló que “el paisaje en Canarias es todo, es algo más que un concepto político o social, es una urgencia para constituirnos como sociedad”. Franco se mostró satisfecho del resultado recogido en la publicación y aseguró que, con las voces que aparecen en ella, están representadas todas las sensibilidades de Canarias. Definió el libro como “político, valiente y polémico” y señaló que puede servir para que el lector reinterprete el contexto geográfico en el que vive. A los autores se les solicitó una reflexión sobre el paisaje y la esfera pública y no se les dio ninguna directriz.

Reiteró que un tema tan urgente como es el paisaje “no se puede dejar en manos de los políticos”, para completar críticamente: “Nuestro futuro está en manos de unos señores que no están interesados en el bien público”. “La esfera pública somos todos y todos somos dueños del territorio”, aseguró, aunque censuró que la sociedad civil de Canarias no responda a lo que debería ser una sociedad madura, ya que hace dejación de sus responsabilidades.

Mariano de Santa Ana comenzó su intervención señalando que el paisaje canario no sólo es frágil por su singularidad, sino que también lo es la esfera pública porque la ciudadanía que debería fiscalizar la acción de gobierno es frágil a su vez. Destacó que la virtud del libro es la de “haber construido esfera pública en Canarias de forma discursiva”. Santa Ana señaló que a la Administración no le gusta la esfera pública y recordó algunos casos de presiones a quienes participan de forma crítica en ese ámbito, como el ataque a la FCM por su oposición a la carretera de La Geria o la campaña contra el profesor Federico Aguilera Klink en Tenerife por su oposición al puerto de Granadilla, o incluso el ninguneo a las 45.000 firmas presentadas por Ben Magec en el Parlamento, que no se admitieron a trámite. Destacó que en este libro “todos los que escriben están en igualdad de condiciones, algo que no suele pasar”.

Los ponentes  entraron en un debate con el público en el que salieron a relucir temas muy diversos relacionados con el paisaje y el territorio de Canarias. Sobre la Ley de medidas urgentes se centró gran parte del debate, acusándose al Gobierno de Canarias de reducir el nivel de protección del suelo y facilitar el deterioro del paisaje. David Mallo señaló que la ley se trata de un “disfraz” que se hace por presiones económicas y que pone en peligro el paisaje que habría que defender, desde le punto de vista empresarial, porque la supervivencia económica pasa por la supervivencia del paisaje. También se trataron otras cuestiones, como el proyecto de Tindaya, la preparación de los representantes políticos, las listas abiertas…

El director de la FCM, Fernando Gómez Aguilera cerró el debate señalando que, como siempre que se empieza hablando del paisaje, se termina hablando, inevitablemente, de política.

- el 16/04/2009