no se han encontrado imágenes

Washington Barcala. Retrospectiva

El 27 de febrero de 2003, se inauguró, en la sede de la FCM de Taro de Tahíche, la exposición Washington Barcala. Retrospectiva,  que fue clausurada el 27 de abril.

Washington Barcala, hijo único de una familia con ascendencia española e italiana, se formó compartiendo juegos y estudios con tareas en la fábrica de cajas de cartón propiedad de sus padres. Allí trabajó con una materia prima que, muchos años más tarde, emplearía en su obra. Barcala se familiarizó entonces con el cartón, con la máquina de coser, y con las cajas, todas palabras clave para entender el mundo creativo de su madurez. El lenguaje de Barcala no sólo es de pintor, sino que se despliega en las vecindades de otras disciplinas. Se puede afirmar que es un pintor de los límites, de las fronteras.

Fue a mediados de los años 60, después de haberse iniciado en el mundo del arte como pintor figurativo y abstracto, cuando comenzó a explorar su lenguaje creativo más personal. En España encontró el lugar y los estímulos propicios para su aventura creativa, contenida en sus cajas, objetos pictóricos construidos con trozos de madera, telas, hilos, cartón, palos, papeles, puntadas…, proponiendo silenciosos y sutiles paisajes emocionales.

Barcala logró una obra personal, coherente y rigurosa, utilizando un lenguaje íntimo y, en ocasiones, hermético. Su producción se ha desarrollado en torno a tres estilos: la pintura figurativa (1946-1950); la pintura abstracta e informalista (1961-1964) –es la etapa de las Chatarras–, y su estilo más personal, durante la última etapa de su carrera artística, desde 1967 (etapa de las Cajas). Para expresar su pensamiento, Barcala no utiliza ni los tradicionales lienzos, ni las ortodoxas pinturas sino que hace acopio de otros materiales con los que se siente libre, con  los que logra crear su estilo, su lenguaje.

Para la comisaria de la exposición, María Martín, la importancia de la obra de Barcala reside en que en su producción “Washington aúna el Arte Povera y el Expresionismo abstracto; el ready-made con la tradición pictórica. Cuando llega a España en los años setenta se encuentra con el influjo de la pintura abstracta española (el grupo El Paso y el grupo de Cuenca) y como buen receptor saber absorber lo que se encuentra conjugándolo con un constructivismo y formalismo ya aprehendido. De esta manera crea un lenguaje propio lleno de tradición y novedad”.

La exposición exhibida en la FCM reunía 64 obras del artista uruguayo. Las obras han sido cedidas, entre otros, por la familia Barcala, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, el Museo Nacional de Artes Visuales de Montevideo y el Patio Herreriano-Museo de Arte Contemporáneo Español de Valladolid. Esta muestra cuenta con el patrocinio de Telefónica, S.A. y fue acogida en el mes de mayo, en las salas de exposiciones de la Fundación Telefónica en Madrid.

En el acto de presentación, el día 27 de febrero, junto al presidente de la FCM, José Juan Ramírez, y el director de Actividades Fundacionales, Fernando Gómez Aguilera estuvieron presentes la comisaria de la muestra, María Martín, y el director de Proyectos Culturales de la Fundación Telefónica, Santiago Muñoz Bastide. La comisaria, durante su intervención, afirmó que el legado de Washington Barcala “debe ser mirado y revisado y, pese a que ya está presente en muchos museos y cada vez va encontrando más su sitio, ahora debe ser conocido por el público en general”.

La exposición recibió 43.181 visitantes.

La máquina del tiempo, 1993La máquina del tiempo, 1993Vista de la exposiciónVista de la exposición